martes, 29 de enero de 2013

THE BEATLES: 59. YESTERDAY

"Yesterday" es una canción de Paul McCartney que éste grabó con varios músicos profesionales los días 14 y 17 de junio de 1965, bajo la producción y con los arreglos para cuarteto de cuerda de George Martin, y que apareció en el L.P. de los Beatles "Help!". Sorprendentemente no apareció como single en el Reino Unido, ya que los restantes miembros del grupo se negaron a ello, al considerar que no estaba en ningún sentido en la línea del conjunto.






Existen dudas acerca de la fecha de su composición. Lo más probable es que fuese compuesta en mayo de 1965. De cualquier forma, Paul anduvo dándole vueltas mucho tiempo. Durante una temporada se llamó "Scrambled eggs". Parece ser que el autor la tenía asociada con los huevos porque la melodía le asaltó durante un sueño y cuando despertó con ella en la cabeza lo primero que hizo fue desayunar. Huevos revueltos, claro.

Tan onírico fue el nacimiento de la composición que Paul se tiró una temporada pensando que quizás era un plagio inconsciente, y le preguntó a infinidad de entendidos si conocían la melodía, hasta que concluyó que era suya.

Con el tiempo, no obstante, se han formulado distintas hipótesis acerca de la existencia posible de una influencia directa de alguna composición anterior sobre "Yesterday".


Se ha hablado de una interpretación de Nat King Cole.






También de un clásico de Ray Charles.






Incluso de una vieja canción napolitana....

Pero no obstante, lo más probable (y así lo defiende con brillantez Jorge Seymour Perkins) es que esa influencia oculta que a Paul le inquietaba fuese la de una canción que los Beatles llevaban en su primer repertorio: "Bésame mucho".








En cualquier caso, el éxito de la canción fue incalculable. Aburre recordar los records que ha batido a lo largo de las últimas décadas: número de versiones, número de apariciones en radio y televisión...

Desde luego tiene muchas cosas destacables; entre otras que es la primera canción de los Beatles en la cual tres de los miembros del grupo no tuvieron absolutamente ninguna intervención... O más simplemente: es la primera canción en la que no intervienen los cuatro. Paul y George Martin, con sus músicos y su ingeniero, se lo comieron y se lo guisaron. El productor consiguió convencer al autor para introducir el arreglo de cuerdas, probablemente siguiendo alguna inspiración de "As tears go by" en la versión de Marianne Faithfull:





Y eso fue todo. Un exitazo.


                                                                          *

¿A alguien le extraña que el propio George Martin le sugiriese a Brian Epstein que la canción apareciese como propia y exclusiva de Paul y no de los Beatles y que el manager contestase algo así como "si alguien ha de separar a los Beatles no seremos nosotros"? ¿Y que en 2002 McCartney le pidiese a Yoko Ono -con resultado negativo, por supuesto- que le permitiese eliminar a su difunto esposo de la nómina de autores?

Pero hay más: después de esa fecha fatídica a la que vengo refiriéndome hubo veintiocho canciones originales de los Beatles en las que alguno de los miembros no tuvo ninguna intervención. Entre ellas figuran (atención) "Michelle", "Got to get you into my life", "For no one", "She's leaving home", "Blackbird", "Mother nature's son", "I will"  y "Martha my dear". O sea: un auténtico "Grandes Éxitos" de McCartney con la firma de los Beatles pero sin intervención, según los créditos, de Lennon y, en algunos casos, de los demás compañeros de grupo.  Por eso digo que el 14 de junio de 1965 los Beatles sufrieron una auténtica muerte clínica. Luego se recuperaron, pero habían experimentado por unas horas lo que era estar separados.

¿Qué quiero decir con todo esto? Una cosa que cuando sea mayor y haya conseguido aprender algo acerca de los Beatles intentaré demostrar de manera convincente. Más o menos lo siguiente:

Que los Beatles eran cuatro chicos de Liverpool con mucho talento. No era un talento como el de Mozart, que todo el mundo reconocía casi desde que era un bebé. Necesitaron encontrarse en su camino con un productor y con un manager que encauzaron e hicieron brillar ese talento. Fueron muy grandes. Los seis juntos formaron un equipo fantástico. Pero cuando el equipo se rompió, la historia terminó. Y aunque tres de los músicos siguieron haciendo, cada uno por su lado, carreras prolíficas y muy aplaudidas, esas carreras están a años luz de lo que hicieron como los Beatles, porque el secreto de éstos estaba en la combinación de los talentos.

Por eso, "Yesterday" no es una canción de los Beatles. Es una canción de Paul McCartney. Y a mí personalmente no me gusta que Paul hiciese tantas cosas que a él sólo le pertenecían bajo la firma de los Beatles. Quizás sea el reverso de otros aspectos de su liderazgo que le debemos agradecer. Pero eso no me gusta, porque la música de los Beatles y la música de Paul McCartney son dos cosas distintas. La primera me entusiasma; la segunda me deja muy frío.

13 comentarios:

  1. Te doy totalmente la razón cuando dices que es una canción solo de McCartney, de hecho él mismo no quería grabarla en un principio porque creía que no era una composición de/para los Beatles. Es verdad que hace un tiempo le pidió permiso a la japonesa para anteponer su nombre al de Lennon en aquellas composiciones que se saben que eran de Macca pero ella siempre tiene que estar por encima de todos (jolín que manía la tengo).
    El grupo como tal eran cuatro, bueno vale, incluyo a Epstein y Martin, pero ya. Y en esta canción no están los cuatro iniciales, ergo no son los Beatles.
    También decir que la música de Paul McCartney te puede gustar mas o menos pero no dejarte frío, creo que tiene muy buenas composiciones, muchas de ellas de un comercial que tira para atrás pero en otras deja el listón muy alto. Y todo ésto dejando al margen el ego en el que algunas veces se sube y que hace que se coma mas de una piedra por lo creído que se lo tiene. Pero es muy simpático el hombre.
    Para terminar, bajo mi perspectiva, gran tema Yesterday (porque lo es) pero NO es de lo Beatles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, fer (qué tonterías) es que he pasado una enfermedad para soltarlo. Digo lo de que Paul solo no me gusta. Con los años cada vez soy más sensible con los gustos de los demás. Decimos que los gustos son opinables... pero también los más importantes nos son tan queridos. Y poder herir el gusto de gente con la que comparto la pasión por los Beatles...
      Cuando algo en músicas al fin y al cabo tan afines a las que me entusiasman no me gusta, no me apetece quedarme ahí; quiero explorar el por qué. Y veo que en Paul hay dos cosas: una, que tú la dices, la presencia de temas demasiado comerciales que emborronan un poco lo demás; pero eso no es lo más importante: hay algo que se expresa en su manera de cantar (pero que no es tan sólo su manera de cantar) que no es que no me guste, es que me enerva; creo que es algo así como un tono agudo que, empastado con los otros Beatles, estaba bien, pero que cuando aparece en el plano dominante, humm... Y lo mismo con su línea compositiva: hay algo en la mayoría de sus canciones que bien reconducido (por los otros Beatles o por George Martin) podría ser valiosísimo, pero que así, en protagonismo absoluto, me pasa lo mismo.
      En fin. Ah. En las carreras de George y John encuentro por aquí y por allí cosas que me gustan, pero tampoco me matan nada. Si acaso, las canciones impares del "Double Fantasy" me parece que están en un nivel parecido al del grupo, pero sólo eso. Y este último año, en parte por una circunstancia personal, he disfrutado apreciablemente con "All things must pass".

      Eliminar
    2. Aquí no se hiere se difiere, lo que es saludable cien por cien, y si no ¿para que debatimos? Y si por separado hubiesen seguido con el mismo nivel que juntos hubiese sido la repanocha. O mejor dicho hubiesen sido la Rebeatlemania.

      Eliminar
  2. Bueno, bueno, Swann: creo que has abierto la caja de Pandora. Hay algunos comentaristas del blog de César que matarían por Paul.
    Yo no soy tan crítico con sir Paul, pero es verdad, como dice Fer, que muchos de sus grandes temas son comerciales, muy comerciales. Ahora, como creador de melodías es único. En cuanto al ego... creo que ambos (John y Paul) iban sobrados.
    Me acuerdo de una anécdota con esta canción: en los años 80, en un programa matinal de Hermida, participé en un concurso sobre los Beatles. Una banda en directo tocaba 10 o 15 segundos de un tema y había que decir el título. Cuando me tocó el turno, la banda tocó "Yesterday" entera porque el presentador no quiso romper esta joya. No me costó mucho averiguar su título. Aquel día me enteré del récord de versiones que ostenta este tema.
    En cuanto a su calidad, debo reconocer que es el tema que menos escucho de entre los llamados "hits". Me cansa. Ahora, poniéndonos en situación, me imagino el shock de alguien escuchando la radio en 1965 y escuchando esto. La sinfonía nº 40 de Mozart, la 5ª y 9ª de Beethoven y "Yesterday" serán clásicos para el hombre del siglo XXII. Lo veremos (ojalá).
    Por último, permitidme que me ponga un poco pedante: "porque el secreto de éstos estaba en la combinación de los talentos" dices en tu entrada. Existe una palabra que yo he aplicado muchas veces a este cuarteto: sinergia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta también la palabreja esa.
      Creo recordar vagamente el concurso ese del que hablas.

      Eliminar
  3. Retomo la última palabra de PPK,..palabra sobre palabra: SINERGIA: Acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. He retomado esta definición de mi primer artículo en RLB. Y, desde entonces, hemos hablado mucho sobre la cuestión. Los discos en solitario tienen altibajos y a veces cuesta encontrar la veta de oro que otrora extraías a paladas en cada álbum de los Beatles. De hecho, ya hemos comentado que normalmente se colocan en las listas oficiales como mejores discos en solitario de los Beatles, el primero o segundo de cada uno...¿por qué? porque son temas compuestos en su etapa beatle. Dicho esto, mi conclusión es la de siempre: Este grupo es el que más horas de mi vida me ha hecho disfrutar. He aprendido música, a tocar un instrumento con ellos; me han entretenido, y mucho, en los momentos bajos... Por eso, con sus pequeños o grandes defectos, mi eterno respeto y admiración por cada uno de los cuatro.

    ResponderEliminar
  4. Y otra cosa te voy a decir. Creo querido amigo que deberías desactivar ese recelo a herir la sensibilidad de la gente. Al menos en lo que concierne a la gente que andamos "por aquí", y creo hablar en nombre de la mayoría, nos apetece discrepar. Yo al menos cuando discrepo con vosotros tengo la sensación de que realmente no me he vuelto loco del todo. Sería muy inquietante, casi rozando el integrismo, una convergencia absoluta en los juicios sobre la música de estos cuatro muchachos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, César, lo sé. Pero gracias por decirlo.

      Eliminar
  5. Firmo, como no podía ser de otra manera, todas y cada una de las palabras de César en ambos comentarios.
    Estoy seguro que no hay NADA fuera de mi entorno próximo que me haya influido tanto en mi vida como la música de estos cuatro muchachos. NADA. A nada le he dedicadso tanto tiempo como a ellos. A NADA. Y, desde que los conozco, apostaría a que no ha pasado un solo día, ni UNO SOLO en que no haya canturreado, cantado o silbado alguno de sus temas. De hecho, seguro que os pasa a vosotros también, ¿cuántas veces habéis oído aquello de "ayer me acordé de ti. Estaba viendo la tele y salieron/hablaron de los Beatles"? ¿A que os ha pasado un montón de veces? El otro día,, sin ir más lejos una amiga (no muy cercana) mandó un mensaje por "guasap" porque le habían mandado algo y quiso compartirlo conmigo. Enseguida lo compartí con César. Si tuviera vuestros correos, Swann y Fer, estaría encantado de enviároslo.
    En cuanto a lo de la discrepancia, vuelvo a refrendar las palabras de César. NO al pensamiento único. Al menos en lo concerniente a los Fab Four. Solo el respeto y la veneración a que se han hecho acreedores.
    U(n saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, PPK. Yo, en mi entorno tanto familiar, como de amigos, como en su día de colegio y en cualquier otro, soy "el de los Beatles". Esta Navidad, por un maravilloso azar de la vida, compartí mesa en una cena con mi mejor amigo de hace casi cuarenta años, al que no veía desde hace lo menos veinte. Y me dijo: "para mí los Beatles son tú". Bonito, ¿eh?...
      Otra cosa: a pesar de todo soy garrulillo con esto de la informática. Pensé que el correo que creé para este blog y otro par de cosillas era público. Por eso lo doy sin ningún problema, sin perjuicio de que si me mandáis algo allí os dé otro personal que miro a diario: miguelncaballero@gmail.com.

      Eliminar
  6. Pero bueno, si yo creía que era único cuando me decían aquello de "es que es oír a los Beatles y pienso en tí". Qué pequeño es el mundo. Y suscribo lo dicho por todos, no voy a ser menos. Añado para el que quiera perlaferallo@hotmail.com.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, fer. Tú y yo también nos vemos por el caralibro ese. Mañana a ver si hay ambiente y pongo una foto desde el Calderón.

      Eliminar